Menu

Blog

¿QUÉ NOS HACE INFELICES?

¿QUÉ NOS HACE INFELICES?

La forma en la que interpretamos lo que nos ocurre influye en gran medida en nuestra felicidad.

Pensamientos, emociones y conducta están íntimamente relacionados, de manera que:

  • Se genera un estímulo

  • El estímulo provoca un pensamiento

  • El pensamiento desencadena una determinada emoción

  • Actuamos y nos comportamos de una determinada manera.

Mediante este comportamiento obtenemos un resultado que puede estar alineado o no con nuestros objetivos.

Actuando sobres cualquiera de estos tres niveles se producen cambios en los otros.

La emoción se manifiesta a tres niveles:

  • Corporal. Reacción: escalofrío, aumento del ritmo cardíaco, sudoración…

  • Cognitivo. Pensamientos a partir de la emoción (no me tendría que haber contestado así).

  • Conductual. Acción derivada de la emoción. el comportamiento que realizamos.

La palabra emoción tiene su origen etimológico en el latín, proviene de la palabra emotio, que a su vez proviene de emovere, que se forma sobre el verbo movere (mover, trasladar), anticipando el prefijo e – de, desde.

Las emociones nos llevan a movernos, a tomar acción en un sentido u otro. Por lo tanto, las emociones no son buenas ni malas por sí mismas, a cada emoción le asignamos un significado y lo clasificamos con una etiqueta. El pensamiento en el que nos enfocamos, junto con el significado que le damos a éste, crea la emoción.

Algunas de las herramientas que podemos poner el práctica para facilitar el control de las emociones a nivel cognitivo, fisiológico y conductual:

  1. A nivel cognitivo:
  • Reestructuración Cognitiva: La técnica de la columna triple. Se trata de identificar el pensamiento que me genera malestar, cuestionar ese pensamiento y buscar evidencia concreta de ello, luego transformarlo en un pensamiento más racional. Debes trazar tres columnas para hacer el registro.

Ejemplo:

Autocrítica

Distorsión

Respuesta racional

Hago todo mal

Hay una generalización excesiva

No es cierto, hago muchas cosas bien.

  1. A nivel fisiológico:
  • Postura Corporal: Normalmente las emociones llevan asociadas una corporalidad determinada. En el caso de la tristeza o depresión el cuerpo tiende a encogerse, la mirada se desplaza hacia el suelo etc. Analices como suele ser tu postura corporal cuando estás sentado, cuando estás caminando…un cambio en tu cuerpo puede provocar cambios en tus emociones.

  1. A nivel conductual:

  • Distanciamiento Temporal: Cuando nos encontremos ante una situación con una elevada carga emocional, imagina un semáforo e identifica en qué color estás en ese momento. Si estás a punto de pasar a rojo, aléjate de la situación durante unos minutos. Una vez fuera de la situación, piensa con perspectiva cuál consideras quesería la emoción adecuada que te ayudaría a obtener el resultado que deseas. Al cabo de unos minutos regresa, estarás preparado para retomarla desde un estado diferente.

Teniendo en cuenta el efecto que las emociones provocan en el cuerpo, la inteligencia emocional se convierte en una estrategia clave para mejorar la salud, pues nos ayuda a regular nuestros estados internos y disminuir los efectos que provocan en nosotros.


Hola, antes de que continúes leyendo.

He creado un e-book en el que encontrarás aclaraciones sobre algunos mitos de la Felicidad y el poder que tienes de cambiar tu realidad, escribe tu nombre y tu correo y te lo mando.

¡Muchas gracias por tu confianza!
Te mando un caluroso abrazo.

Si tienes alguna pregunta, puedes escribirme al formulario de contacto. ¡Intentaré resolverla lo antes posible!.
Lee nuestra política de privacidad.